• Formación OMP


    Encuentro de formación para empleados y voluntarios
  • JÓVENES Y MISIÓN


    Joven, la misión te necesita
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2017


    21-23 de abril en Escorial, Madrid
  • Mensaje del Papa para la Cuaresma


    La Palabra es un don. El otro es un don
  • ¿CÓMO COLABORAR CON OMP?


    Durante todo el año puedes colaborar con Obras Misionales Pontificias
  • ADVIENTO MISIONERO 2016


    Recursos para vivir el tiempo de Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Reparte las estrellas que anuncian la Navidad
  • REVISTA GESTO


    Ha llegado el momento de ponerse en camino para Navidad
  • REVISTA SUPERGESTO


    Adviento y Navidad momentos para decir no a la indiferencia

INTENCIÓN MISIONERA PARA EL MES DE FEBRERO

Para que en los territorios de misión donde es urgente la lucha contra las enfermedades, las comunidades cristianas sepan testimoniar la presencia de Cristo junto a los que sufren, es la intención misionera indicada por el Santo Padre Benedicto XVI para el mes de febrero.

En su mensaje para el próximo DOMUND, la Jornada Mundial de las Misiones, el Santo Padre Benedicto XVI recordaba que “la evangelización es un proceso complejo y comprende varios elementos. Entre estos, la animación misionera ha prestado siempre una atención particular a la solidaridad. Este es también uno de los objetivos de la Jornada Mundial de las Misiones, que, a través de las Obras Misionales Pontificias, solicita la colaboración para llevar a cabo las tareas de evangelización en los territorios de misión. Se trata de sostener instituciones necesarias para establecer y consolidar la Iglesia mediante los catequistas, los seminarios, los sacerdotes; y de dar también nuestra propia aportación para que mejoren las condiciones de vida de las personas en países en los que son más graves los fenómenos de pobreza, malnutrición - sobre todo infantil, - enfermedades, ausencia de servicios de salud y de educación. También esto entra en la misión de la Iglesia. Anunciando el Evangelio, se preocupa por la vida humana en sentido pleno. No se pude aceptar, decía el Siervo de Dios Pablo VI, que en la evangelización se descuiden los aspectos que se refieren a la promoción humana, la justicia, la liberación de toda forma de opresión, evidentemente dentro del respeto a la autonomía del ámbito político. Desinteresarse de los problemas temporales de la humanidad significaría ‘ignorar la doctrina del Evangelio acerca del amor hacia el prójimo que sufre o padece necesidad’; no estaría en sintonía con el comportamiento de Jesús, el cual "recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia" (Mt 9,35)”.