• Formación OMP


    Encuentro de formación para empleados y voluntarios
  • JÓVENES Y MISIÓN


    Joven, la misión te necesita
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2017


    21-23 de abril en Escorial, Madrid
  • Mensaje del Papa para la Cuaresma


    La Palabra es un don. El otro es un don
  • ¿CÓMO COLABORAR CON OMP?


    Durante todo el año puedes colaborar con Obras Misionales Pontificias
  • ADVIENTO MISIONERO 2016


    Recursos para vivir el tiempo de Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Reparte las estrellas que anuncian la Navidad
  • REVISTA GESTO


    Ha llegado el momento de ponerse en camino para Navidad
  • REVISTA SUPERGESTO


    Adviento y Navidad momentos para decir no a la indiferencia

Hermana Laura, protagonista del cartel del DOMUND 2010


La hermana Laura y la pequeña Aída, protagonistas del cartel del Domund 2010, se han convertido, sin proponérselo, en las protagonistas del cartel que las Obras Misionales Pontificias han elegido para anunciar el Domund de este año 2010 y que se celebrará en toda España el próximo domingo, 24 de octubre.

La hermana Laura Carrión Sáez pertenece desde hace 14 años a las Esclavas Carmelitas de la Sagrada Familia. Actualmente está destinada en Chauchina, Granada.

Las Esclavas Carmelitas de la Sagrada Familia están presentes en nuestra diócesis prestando sus servicios en la Parroquia de S. Eufrasio de Andújar.

Todos los años, las Obras Misionales Pontificias reciben cientos de testimonios gráficos de la labor que los misioneros y misioneras realizan por todo el planeta. De entre todas las fotos, dos sonrisas, las de la hermana Laura y la de la pequeña Aída, brillaron con luz propia. La sintonía de la imagen con el mensaje de este año, “Queremos ver a Jesús” puede ser, en opinión de la misma hermana Laura, la explicación de la elección de esta foto. “Estábamos con los indígenas en Rancho Viejo, localidad del estado mexicano de Puebla, el centro de la misión de un grupo de 14 conquenses. Viajábamos a pueblos pequeños y en uno de ellos me puse a jugar con los niños. Les encanta dibujar, así que les pedí que pintaran unas casas. Justo en esos momentos, Merce la Hoz nos fotografió a la pequeña Aída y a mí, sin que nos diéramos cuenta”, explica la religiosa.