• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España
  • Formación OMP


    Encuentro de formación para empleados y voluntarios
  • JÓVENES Y MISIÓN


    Joven, la misión te necesita
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2017


    21-23 de abril en Escorial, Madrid
  • Mensaje del Papa para la Cuaresma


    La Palabra es un don. El otro es un don
  • ¿CÓMO COLABORAR CON OMP?


    Durante todo el año puedes colaborar con Obras Misionales Pontificias
  • ADVIENTO MISIONERO 2016


    Recursos para vivir el tiempo de Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Reparte las estrellas que anuncian la Navidad
  • REVISTA GESTO


    Ha llegado el momento de ponerse en camino para Navidad
  • REVISTA SUPERGESTO


    Adviento y Navidad momentos para decir no a la indiferencia

QUEREMOS VER A JESÚS



Hoy es domingo pero no un domingo cualquiera. Es el DOmingo MUNDial de la propagación de la Fe. Es la Jornada Mundial de las Misiones que este año celebramos con el lema Queremos ver a Jesús (Jn 12,21).
¿Realmente queremos ver a Jesús? Tal vez nosotros hombres y mujeres satisfechos de todo no lo deseamos tanto pues Jesús cambiaría nuestros esquemas si realmente le dejamos entrar en nuestra vida.
A lo largo del mes de octubre van arrancando en nuestras parroquias las actividades del curso pastoral. ¡Qué difícil resulta encajar los horarios de catequesis! Cuántas prioridades hay antes que conocer a Jesús. Es lo que decía anteriormente, estamos satisfechos de todo. Qué triste resulta que vengan padres y madres dando prioridad al baile, kárate, fútbol, tenis, inglés... Lo último conocer a Jesús.
Conozco un lugar donde una de las preferencias de sus gentes es conocer a Jesús. No importa la actividad que haya: fútbol, trabajo, tareas del hogar, escuela…. todo se suspende porque después de mucho tiempo llega el sacerdote a traer algo nuevo, algo distinto… viene a traer aquello que desean ver, les muestra a Jesús. Ese día, es día de fiesta y se celebra por todo lo alto. Llegan de todas partes después de horas de caminata por senderos y caminos tortuosos. Llegan todos limpitos, arreglados con lo mejor que tiene porque es un acontecimiento especial, muy especial, llega el misionero o la misionera y con ellos llega Jesús, Aquél a quien quieren ver.
Hoy día hay mucha gente que quiere ver a Jesús. Aquí, allí, en el sur, norte, este y oeste hay personas que desean ver a Jesús. Queremos ver a Jesús (Jn 12,21) es la petición que algunos griegos, llegados a Jerusalén para la peregrinación pascual, presentan al apóstol Felipe. Esa misma petición debería resonar también en nuestro corazón en este día que nos recuerda cómo el compromiso y la tarea del anuncio evangélico compete a la Iglesia entera, “misionera por naturaleza” (Ad gentes, 2)
Por esa misma naturaleza la acción misionera de la Iglesia no puede limitarse únicamente a esta jornada o días de sensibilización. El Domund comienza el día 1 de enero y termina el 31 de diciembre de cada año. Cada día hemos de renovar nuestro compromiso con la Misión Universal de la Iglesia a la que todos estamos llamados desde el día de nuestro bautismo. Cada día deberíamos tener presentes en nuestras oraciones a aquellos que desean ver a Jesús y sobre todo aquellos que prestan sus vidas para que Jesús sea conocido, los misioneros y misioneras. No podemos olvidar tampoco la ayuda fraterna, a pesar de las dificultades económicas, gracias a ella se pueden sustentar a las jóvenes Iglesias para que puedan continuar mostrando el rostro amoroso de Jesús.
Poneos, pues, en camino, haced discípulos a todos los pueblos y bautizadlos para consagrarlos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, enseñándoles a poner por obra todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el final de este mundo (Mt 28, 19-20)