• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España
  • Formación OMP


    Encuentro de formación para empleados y voluntarios
  • JÓVENES Y MISIÓN


    Joven, la misión te necesita
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2017


    21-23 de abril en Escorial, Madrid
  • Mensaje del Papa para la Cuaresma


    La Palabra es un don. El otro es un don
  • ¿CÓMO COLABORAR CON OMP?


    Durante todo el año puedes colaborar con Obras Misionales Pontificias
  • ADVIENTO MISIONERO 2016


    Recursos para vivir el tiempo de Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Reparte las estrellas que anuncian la Navidad
  • REVISTA GESTO


    Ha llegado el momento de ponerse en camino para Navidad
  • REVISTA SUPERGESTO


    Adviento y Navidad momentos para decir no a la indiferencia

OCTUBRE MISIONERO


SEMANA DEL SACRIFICIO Y EL DOLOR COMPARTIDOS
El Papa Benedicto XVI nos recuerda en su Mensaje para el DOMUND el ruego que algunos griegos hicieron al apóstol Felipe: “«Queremos ver a Jesús» (Jn 12,21) es la petición que, en el evangelio de Juan, algunos griegos, llegados a Jerusalén para la peregrinación pascual, presentan al apóstol Felipe. La misma petición resuena también en nuestro corazón en este mes de octubre, que nos recuerda cómo el compromiso y la tarea del anuncio evangélico compete a la Iglesia entera, «misionera por su naturaleza» (Ad gentes, 2), y nos invita a hacernos promotores de la novedad de vida, hecha de relaciones auténticas, en comunidades fundadas en el Evangelio. […] Como los peregrinos griegos de hace dos mil años, también los hombres de nuestro tiempo, quizás no siempre conscientemente, piden a los creyentes, no solo que «hablen» de Jesús, sino que «hagan ver» a Jesús, que hagan resplandecer el rostro del Redentor en cada ángulo de la Tierra ante las generaciones del nuevo milenio, y especialmente ante los jóvenes de todos los continentes, destinatarios privilegiados y sujetos activos del anuncio evangélico. Estos deben percibir que los cristianos llevan la palabra de Cristo porque Él es la Verdad, porque han encontrado en Él el sentido, la verdad para sus vidas”.
Iniciamos la semana del sacrificio y dolor compartidos observando la dura realidad de un mundo que sufre la marginación, la exclusión, el desprecio, la división.
Pero observamos también a esos enviados del amor del Padre, nuestros misioneros, que comparten sus alegrías y penas, sus sufrimientos y anhelos; ellos son la prueba de que el Reino ha llegado.