• Formación OMP


    Encuentro de formación para empleados y voluntarios
  • JÓVENES Y MISIÓN


    Joven, la misión te necesita
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2017


    21-23 de abril en Escorial, Madrid
  • Mensaje del Papa para la Cuaresma


    La Palabra es un don. El otro es un don
  • ¿CÓMO COLABORAR CON OMP?


    Durante todo el año puedes colaborar con Obras Misionales Pontificias
  • ADVIENTO MISIONERO 2016


    Recursos para vivir el tiempo de Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Reparte las estrellas que anuncian la Navidad
  • REVISTA GESTO


    Ha llegado el momento de ponerse en camino para Navidad
  • REVISTA SUPERGESTO


    Adviento y Navidad momentos para decir no a la indiferencia

Encuentro Voluntarios y Delegados de Misiones de la P. E. de Granada

«A los 50 años del Decreto Ad gentes»
El sábado, 26 de septiembre, tuvo lugar en el Seminario Diocesano de Jaén, el Encuentro de Voluntarios y Delegados de Misiones de la Provincia Eclesiástica de Granada. Este encuentro suele realizarse en el tiempo pascual, pero al cumplirse este año el 50 aniversario de la aprobación del Decreto Ad gentes emanado directamente del Concilio Vaticano II, sobre la actividad misionera de la Iglesia que hemos hecho coincidir con el inicio del segundo curso de la Escuela de Animación Misionera de nuestra Diócesis. De ahí el título: «A los 50 años del Decreto Ad gentes».
Nuestro delegado, Manuel Alfonso Perez Galan, fue el encargado de realizar la exposición. Primero hizo una introducción sobre las etapas del Concilio: «Dicen los entendidos que cada Concilio tiene tres fases: (1) preparación, (2) la celebración y (3) de recepción. Y dicen también que aunque 50 años parece mucho tiempo, por lo general se necesitan al menos 75 años y hasta un siglo o más para la recepción y puesta en práctica de un Concilio. Así que, después de 50 años, todavía estamos de lleno en la tercera fase o de recepción».
Después recorrió los antecedentes de documentos misioneros ad gentes, remontándose a 1622 cuando Gregorio XV escribió «Inescrutabili Divinae Providentiae» por la que se creó la Sacra Congregatio de Propaganda Fide, una vez que España y Portugal ya no lideraban las misiones a nivel mundial. Hasta San Juan XXIII que convocó el Concilio.
Siguió el contexto previo al Concilio tanto en la teología (con las grandes escuelas misionológicas: Münster, belga, francesa y española. En 1910 se creaba la primera cátedra de misionología en la universidad de Münster. En 1930 las Universidades Gregoriana y Urbaniana, en Roma), como en la sociedad: la descolonización en la que Iglesia jugó un rol importante en África, Asia y Medio Oriente a través de los capellanes militares de países europeos católicos con importantes colonias y, por otro lado, el resentimiento pasó factura, y la guerra fría que generó múltiples guerras civiles con el consiguiente costo para los misioneros desde el final de la 2ª Guerra Mundial.
El desarrollo del Decreto con sus ocho redacciones hasta llegar al 7 de diciembre, se promulga, al alcanzar 2.394 placet y tener solo 5 non placet. Fue el texto votado con más placet por los padres conciliares.
Su novedad: El Decreto AG describe la acción misionera propiamente dicha, por el testimonio, la predicación y la formación de la comunidad eclesial. Está ricamente fundamentado en la Sagrada Escritura (46 citas bíblicas), y abunda en los textos bíblicos sobre los cuales está basada la actividad misionera.
Los padres conciliares señalan el origen trinitario de la misión:
-       Missio Dei, origen trinitario de la misión de la Iglesia
-       El Padre es el hontanal primero de toda gracia y de todo don. Él envía al Hijo. Y el Padre y el Hijo envían al Espíritu Santo que guía y acompaña a la Iglesia
-       La Iglesia es sacramento universal de salvación
AG se enriquece en relación con las cuatro constituciones del Vaticano II: La Iglesia es sacramento (Lumen gentium) como portadora de Cristo, Palabra de Dios (Dei Verbum), que celebra el misterio pascual de la muerte y resurrección de Cristo (Sacrosanctum concilium), y que se inserta de modo solidario en el mundo (Gaudium et spes). Entonces la misión ad gentes recupera toda su perspectiva evangélica, que se actualiza en cada época de la historia.
Los objetivos de la misión ad gentes:
-      realizar el primer anuncio del evangelio donde todavía no haya sido predicado,
-      extender el reino de Dios,
-      comunicar la fe (invitando a la conversión y al bautismo),
-      implantar la Iglesia (o establecer los signos permanentes de la presencia de Cristo),
-      obedecer al mandato misionero de Cristo,
-      hacer misionera a toda la Iglesia (como sacramento universal de salvación), compartir entre Iglesias hermanas...
Cambio de circunstancias en estos inicios del tercer milenio está suponiendo un cambio de paradigma: missio inter gentes. Debido a: los movimientos migratorios, los misioneros también salen del sur (Hispanoamérica y África) y de Asia, la facilidad para ir de un país a otro, los Mass media, Internet y las redes sociales, todo esto supone interculturalidad, diversidad... Lo que implica un cambio en las formas y estilos de llevar a cabo la misión.
Missio inter gentes subraya la urgencia del diálogo de la vida con los no cristianos en su casa e incluso cuando viven entre nosotros.
La evangelización debe comenzar por la búsqueda de las «semillas del Verbo». Ser sensibles a las huellas del Espíritu.
Supone un nuevo concepto de salvación integral de la persona y requiere la inculturación del Evangelio recordando que la Iglesia está al servicio del Reino, ocupando también su espacio en el mundo virtual, en las megaciudades y en los MCS. Formando equipos misioneros y dejando atrás los franco tiradores de la misión, dando valor esencial al testimonio.
Y terminó señalando la importancia de la missio ad extra, ad altera, in altum, y sin dejar de lado, como dice Papa Francisco, a los olvidados por la cultura del descarte: missio ad pauperem, los pobres, y ad vulnera, los heridos.
A continuación se dio un tiempo para el trabajo en grupos, que fue un intenso diálogo sobre lo tratado y cuyas conclusiones fueron:
- Profundizar personal y comunitariamente en la fuerza de la dimensión misionera que, por el Bautismo, todos somos partícipes y corresponsables.
- Hacer que nuestras parroquias sean testimonio de una Iglesia abierta y acogedora de todos.
- Eliminar las estructuras obsoletas que nos impiden ser misioneros allí donde estamos.
A continuación, Elías, Delegado de Granada, nos presentó unos carteles muy ilustrativos que había preparado de estos 50 años.
El encuentro finalizó con unas palabras de D. Anastasio Gil García, Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, agradeciendo la presencia de los representantes de las distintas diócesis,  animando a la vez a la participación en la Semana «El Domund al descubierto» que se celebrará del 8 al 15 de Octubre en Sevilla.

Ver mas fotos del Encuentro: