• Formación OMP


    Encuentro de formación para empleados y voluntarios
  • JÓVENES Y MISIÓN


    Joven, la misión te necesita
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2017


    21-23 de abril en Escorial, Madrid
  • Mensaje del Papa para la Cuaresma


    La Palabra es un don. El otro es un don
  • ¿CÓMO COLABORAR CON OMP?


    Durante todo el año puedes colaborar con Obras Misionales Pontificias
  • ADVIENTO MISIONERO 2016


    Recursos para vivir el tiempo de Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Reparte las estrellas que anuncian la Navidad
  • REVISTA GESTO


    Ha llegado el momento de ponerse en camino para Navidad
  • REVISTA SUPERGESTO


    Adviento y Navidad momentos para decir no a la indiferencia

OCTUBRE MISIONERO. Oración por las Misiones

Octubre Misionero 2015

SEMANA DE ORACIÓN POR LAS MISIONES
En esta semana (4-10) se pretende promover entre los fieles la constancia en la oración para dar gracias a Dios por el don de la fe, así como para pedir al dueño de la mies que envíe operarios a su mies y que el anuncio de la Buena Noticia llegue a todos los pueblos. Conviene llevar estas intenciones tanto a la oración personal como a la comunitaria, comenzando por la participación en la Eucaristía, y sin olvidar el rezo del Rosario Misionero, las vigilias de oración y otras posibles celebraciones litúrgicas de carácter misionero.
Hay una forma de oración que nos estimula particularmente a la entrega evangelizadora y nos motiva a buscar el bien de los demás: es la intercesión   (Papa Francisco Evangelii Gaudium # 281)

Rezo del Rosario Misionero 

El Rosario Misionero tiene la intención de orar por la paz mundial y por la conversión de todos los hombres. Los cinco colores diferentes representan a los cinco continentes y señalan cómo orar. La decena blanca es para la vieja Europa, ya que puede recuperar el fervor evangelizador que generó tantas Iglesias; la decena amarilla es para Asia, que está estallando con vida y juventud; la verde es para África, tratada por el sufrimiento, pero lista para la proclamación; la decena roja es para América, vivero de nuevas fuerzas misioneras; la azul es para el continente de Oceanía y Australia en espera de una distribución más detallada del Evangelio.
San Juan Pablo II nos recordaba que: «El Rosario es también un itinerario de anuncio y de profundización, en el que el misterio de Cristo es presentado continuamente en los diversos aspectos de la experiencia cristiana. Es una presentación orante y contemplativa, que trata de modelar al cristiano según el corazón de Cristo. Efectivamente, si en el rezo del Rosario se valoran adecuadamente todos sus elementos para una meditación eficaz, se da, especialmente en la celebración comunitaria en las parroquias y los santuarios, una significativa oportunidad catequética que los Pastores deben saber aprovechar. La Virgen del Rosario continúa también de este modo su obra de anunciar a Cristo. La historia del Rosario muestra cómo esta oración ha sido utilizada especialmente por los Dominicos, en un momento difícil para la Iglesia a causa de la difusión de la herejía. Hoy estamos ante nuevos desafíos. ¿Por qué no volver a tomar en la mano las cuentas del rosario con la fe de quienes nos han precedido? El Rosario conserva toda su fuerza y sigue siendo un recurso importante en el bagaje pastoral de todo buen evangelizador».
El Rosario está, por su naturaleza, orientado a la paz, incluso por los frutos de caridad que produce, incluyendo el deseo de recibir, defender y promover la vida, haciéndose cargo del sufrimiento de los niños en todas partes del mundo; a dar testimonio de las bienaventuranzas en la vida cotidiana; consigue un Cireneo en cada hermano aquejado por el dolor u oprimido por la desesperación. Para llegar a ser, en una palabra, constructores de la paz y la esperanza en el mundo.

(Cf. Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, Juan Pablo II en el año 2002)



Letanías misioneras



Madre de todos los pueblos
Madre de la dulzura
Madre de la Iglesias jóvenes
Madre de los bautizados
Madre de los hombres de buena voluntad
Madre de los que luchan por la fraternidad
Madre de los padres
Madre de las madres
Madre de los hijos
Madre de los pobres
Madre de los niños soldados
Madre de los niños sin hogar
Madre de los niños trabajadores
Madre de los niños prostituidos
Madre de los condenados a muerte
Madre de los obligados a matar
Madre de los refugiados
Signo de la esperanza
Vientre de ternura
Apoyo de los misioneros del Evangelio
Casa de los niños de la calle
Justicia de los trabajadores mal pagados
Refugio de los prófugos
Palabra de los sin voz
Esperanza de los que buscan un futuro mejor
Estrella de la evangelización
Fuente de esperanza
Jardín puro de belleza
Profecía de una fe sin fin
Señora de la acogida
Compañera de viaje
Espera de liberación
Virgen de la Caridad
Virgen del Cobre
Virgen de Fátima
Virgen de Loreto
Ntra. Sra. de Lourdes
Ntra. Sra. de Guadalupe
Ntra. Sra. de la Cabeza
Reina de los continentes




ORACIÓN
Virgen Madre, abre nuestros corazones
al sufrimiento de nuestros hermanos del mundo,
enséñanos a compartir las alegrías y las esperanzas,
el dolor y la angustia,
que marca el camino de nuestra existencia.
Haz justicia a los que viven la destrucción de la miseria
y da paz interior los que viven aburridos por la opulencia,
devuelve a todos la alegría de compartir y vivir.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén